Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

El código penal en Burundi es claro: cualquiera que sea acusado de homosexualidad se expone a una pena de entre tres meses a dos años de prisión y/ o de una multa.

Gabriel Mujimbere
Gabriel Mujimbere

Por Yves Zihindula, Bujumbura para RNW.

Gabriel Mujimbere asume su homosexualidad. El código penal en Burundi es claro: cualquiera que sea acusado de homosexualidad se expone a una pena de entre tres meses a dos años de prisión y/ o de una multa de 50 a 10000 francos burundeses (aproximadamente unos 60 euros).

Aún no tiene el carisma de una súper estrella, pero las cabezas ya se van girando durante su paso. Gabriel Mujimbere con 25 años, muestra su apariencia femenina que hace que no pase desapercibido. 

¿Cómo describirlo? Imaginaros al cantante americano R.Kelly, añadidle los rizos rastafaris de Tracy Chapman y una barba de tres días. Para acabar, tomad tiempo en admirar su paso acompasado digno de una top model… “Sí, sé que soy un poco diferente de la normalidad aquí, me dan igual esas miradas o esos comentarios que hacen sobre mi físico”, dice Gaby, como lo llaman aquí, desacomplejado.

«He tenido la suerte de ser aceptado muy rápidamente»

Cáustico, voz aguda pero pausado, Gaby es uno de esos chicos insensibles a las duras críticas que atacan a los homosexuales en su país y a quién preguntas: «Pero, ¿cómo lo haces ?” y responde, sonriente y graciosamente : « Soy feliz. He tenido la suerte de ser aceptado muy rápidamente y apoyado por mi familia: mi madre, mis hermanos y hermanas». 

Hace siete años que el músico ha hecho su aparición estelar en terreno y, sin complejos, lo ha hecho también su orientación sexual. “Creo que mi familia y mis amigos ya lo sabían o lo suponían. No fue un shock. Ellos esperaban que me descubriera a mí mismo. Y es lo que ha pasado con el tiempo”. Nos explica.

Es en el 2006 que él mismo comienza a aceptar su homosexualidad. Él integra un grupo de danza en su barrio: el Top Shaka. Su papel es de interpretar y a veces, crear coreografías al son de los ritmos de moda. El éxito está tan asegurado que empiezan a hacer producciones. Pero no todo será gloria. Encontrará en el grupo chicos que se le parecen, que tienen gustos y temperamentos similares. ”Todo el mundo sabía que ellos eran gays. Al principio, me prohibí acercarme a ellos por miedo de ser reconocido como tal. No obstante, en el fondo, yo me reconocía en ellos.” Confiesa Gabriel.

Al calabozo como un ladrón

Un proceso difícil por un camino de cruces: revisión del código penal criminalizando la homosexualidad en 2009, recrudecimiento de la violencia contra los homosexuales sustentada por la hostilidad de las religiones en Burundi, etc. “Me acuerdo del primer día que me delataron. Mi amigo me había propuesto visitar su barrio. Un grupo de jóvenes nos sorprendieron a punto de abrazarnos. Fuimos agredidos y llevados a la policía”, recuerda Gaby.

No olvidará nunca el día en el que uno de sus amigos gays fue víctima de un robo con violencia y que en lugar del ladrón, él pasó la noche en el calabozo. « Como si los gays no pudieran disfrutar de los mismos derechos que otros burundeses». Es de aquí de dónde vienen sus ganas de actuar, de luchar contra las injusticias de las cuales son víctimas los homosexuales de su país.

Por esto, él no ha elegido luchar en el seno de una asociación o un sindicato. Sus armas son su talento y su savoir-faire.

Ante todo un artista

Gaby trabaja en la Asociación nacional de ayuda a los seropositivos y enfermos de sida (Anss) dónde se ocupa de la prevención y la sensibilización de los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH). Pero el combate real, lo lleva a través de su carrera de músico, de su expresión, de su forma, la cual desea que se parezca a la de la estrella americana Beyoncé, su ídolo. “Adoro a esa mujer. Tiene una presencia escénica increíble. Me gustaría que mi carrera se pareciera a la suya”. 

E intenta aprovechar todas sus oportunidades participando en las audiciones y concursos en Burundi y en la región. El último concurso por el momento, fue el Primusic, dónde quedó sexto en la final. “Es increíble ver el público votando por mí y aplaudiéndome. El mismo público que detesta mi homosexualidad. Voilà, así es como yo vivo mi lucha”, explica él. “Mi orientación sexual no debe influir en mi vida. Soy ante todo artista y humano como todo el mundo».

(Traducción propia de ÁfricaLGBT gracisa a nuestra voluntaria Esther Serrano. Puede leer el texto original en el enlace. También en el enlace puedes ver un vídeo con la actuación estelar de GABY en el Primusic).

http://www.rnw.nl/afrique/article/gabriel-25-ans-burundais-gay-et-alors